Pasión, milonga y bandoneón

Al circuito porteño de salones de baile y casas de espectáculos de tango se suman la agenda de festivales internacionales y las milongas que se despliegan en todo el país. Una guía para animarse y entrar al cautivante mundo que encierra el abrazo tanguero.




POR IRENE HARTMANN / IHARTMANN@CLARIN.COM


Ha corrido un torrente de conjeturas sobre el surgimiento de las tribus urbanas. Pero no hace falta buscar su lógica muy lejos: ni arrimarse al mundo flogger, ni a los emos o los punks. Basta con abrir la puerta de alguna de las milongasque florecen en la Ciudad de Buenos Aires. Una movida que “poco durará” –juraban los malandrines–, “ambiente de viejos”, decían los pataduras; “gente que va de levante”, profesaban los ignorantes. Nada es así.
Al revés, quien haya transitado su vida lejos del tango podría encontrar, si lo intentara, un lugar de pertenencia novedoso, círculo social alternativo encausado en la maravillosa sensación que encierra esta pregunta: ¿cómo fue esa otra vida sin bailar?
Elegante-sport, glamorosas o ciento por ciento “casual”, no son las pautas de una fiesta de quince. Las milongas son eclécticas, en zapatillas o taco aguja, con jean o serio traje, lentejuelas, espalda al desnudo o babuchas de modal, sandalias sin medibachas, uñas verdes, encaje y quizás gomina. Pero al final la pareja no se ve. Pecho contra pecho se siente.
Lo que sí se ve (quedan pocas) son parejas cuyas palmas no se tocan: el pañuelo entre las manos proteje a la dama del sudor masculino, antiguo hábito en extinción. O del sudor femenino, porque la conformación de las parejas, chicas con chicas, varones con varones, se está descontracturando positivamente. En las últimas tres décadas, el protocolo milonguero ha sufrido una metamorfosis increíble.
Es buena idea definir. “Milonga” es tanto un género musical como el término que designa al espacio o salón donde se baila tango.
–¿Y tango qué es?
–Tres ritmos: tango, vals y milonga. Quien baila asiduamente espera de una buena milonga que pasen los tres; aguarda pacientemente la tanda de vals, por ejemplo, para bailar con cierta persona, o la de Di Sarli o la de Pugliese para bailar con otra. O la de milonga, y así. Las tandas son grupos de temas (cuatro a seis) de la misma orquesta, a veces, o del mismo ritmo, cortadas por una cortina musical, cuyo fin es descansar y cambiar de pareja.
Falsas ilusiones: parecerá sorprendente –injusto para algunos–, pero Gardel, Julio Sosa, Hugo del Carril, Edmundo Rivero o el Polaco Goyeneche poco tienen que ver con lo que se entiende por milonga. En la pista suenan –cuando no hay músicos en vivo– orquestas típicas, en general sin cantante. Aparecen, no obstante, algunas voces grabadas que fruncen con sus versos el ceño de bailarines poseídos (Raúl Berón, Alberto Castillo, Alberto Podestá). El DJ garantiza calidad: es una pieza clave en la decisión de qué milonga frecuentar.
Algunos mitos: no es verdad que haya que saber cabecear, o sea, esperar el milagro de que la persona pretendida cruce su rayo óptico con nuestra humilde humanidad. Vale también tocar el hombro, desde atrás, y verbalizar la invitación. No es cierto que las milongas sólo funcionen de noche; las hay vespertinas. No es verdad que sólo se baile en piso de parquet: la baldosa anda muy bien. No es cierto que el circuito sea porteño: se extiende –como veremos– a otros destinos argentinos. También a todo el mundo, pero con sus matices.
Y matices también se pueden hallar, para quien quiera ver, oír y disfrutar (no es poco), en las tanguerías o casas de tango, con sus deslumbrantes espectáculos, bailarines descollantes, músicos en vivo, cantantes y cenas gourmet.
El tango no es un espacio extranjero. Vamos a conocerlo. Es un viaje a nosotros mismos, a lo que somos en esencia. Personas que se abrazan en la noche.

MILONGAS
Sería imposible abordar la cantidad y variedad de salones de baile que se distribuyen en el ámbito porteño. Aquí, una modesta selección:
Salón Canning
Por “Canning” se entendiende avenida Scalabrini Ortiz 1331, en el barrio de Palermo. Este agradable salón representa una de las mejores pistas de la Ciudad de Buenos Aires y es uno de los sitios obligados de la movida milonguera semanal. En particular, el espacio que funciona los lunes, martes y viernes, El Parakultural, es histórico (aunque no siempre funcionó en este salón). Lo más recomendable es ir los lunes y martes, cuando suele haber orquesta en vivo, aunque siempre puede sorprender un espectáculo de alguna pareja destacada en la mitad de la noche. Dos importantes DJ son el espíritu del Canning: Silvia Ceriani y Horacio Gabin. www.parakultural.com.ar
La Viruta
Hace años se conjugaron en La Viruta dos grandes vertientes: La Viruta propiamente dicha (funcionaba en un local de la calle Fray Justo Santa María de Oro) y La Estrella (que copaba el patio del Club Estrella de Maldonado, en avenida Juan B. Justo). Juntos representan (hoy, en el amplio subsuelo del Centro Cultural Armenia; Armenia 1366) uno de los mayores espacios de tango de la ciudad, cita obligada de turistas inquietos y donde buena parte de los bailarines actuales tomaron sus primeras clases (las hay para todos los niveles y en variadísimos horarios). En los hechos, es un clásico como “segundo” de la noche, ya que los viernes y sábados desde las 3, y los miércoles y domingos desde la 1, el ingreso es gratuito. Si bien buena parte de la movida pasa por La Viruta (y uno no querría perdérsela), hay que considerar que la milonga a veces es masiva y las clases, muy concurridas. Tanto que se hace complejo, para los profesores, hacer un seguimiento individual. No obstante, es una puerta de entrada indiscutida al ambiente milonguero. www.lavirutatango.com
Club Villa Malcom
El Motivo Tango –como se llama una de las propuestas– es un espacio de tango joven que funciona los lunes en este club (Córdoba 5064), no en la categoría de milonga, ni tampoco como clase: aquí funciona una “práctica”, es decir, un espacio de búsqueda y experimentación, con propuestas específicas de parte de la persona o pareja a cargo del encuentro. Una propuesta similar –y recomendable– funciona los viernes bajo el título de “Tango Cool”. Y los jueves se abren las puertas de “Soho Tango”: las velitas en las mesas encienden un espacio íntimo y agradable. El Malcom tiene piso de baldosa y es un sitio informal, óptimo para quienes arrancan o quieren salir del protocolo milonguero tradicional. www.elmotivotango.com; www.tangocool.com; sohotango.blogspot.com.ar
Club Fulgor de Villa Crespo
La propuesta de este histórico club de Villa Crespo –creado en Loyola 828 por los propios vecinos, entre los que se encontraba el gran mesías del barrio, Osvaldo Pugliese– lleva el original nombre de “Práktica8 - Milonga10”, en alusión a los horarios de ambas convocatorias (los martes y sábados). Se trata de un espacio juvenil, pero no del todo informal, una propuesta íntima, sin el bullicio que tienen otros espacios de tango, en un cautivante salón con piso de baldosa y luces a media asta. www.praktika8.milonga10.com
Club Sunderland
Durante años los sábados fueron días “muertos” en el schedule milonguero, pero hoy se puede decir que es un día con excelentes propuestas. Una de ellas ocurre en Villa Urquiza (Lugones 3161), precisamente en el Club Sunderland: se han escrito muchas líneas sobre lo curioso de bailar tango en el sitio mismo donde se ubica una cancha de básquet; sin embargo, sigue siendo una experiencia que hay que recomendar. Es una milonga tradicional, en piso de baldosa, donde quien no baile puede cenar y disfrutar apreciando la calidad de los pasos de algunos de los mejores milongueros de la ciudad. www.sunderlandclub.com.ar
La Milonga del Morán 
A pasos del predio de Agronomía –Pedro Morán 2446–, esta es una de esas milongas que se hacen desear, ya que se pone en marcha algunos sábados al mes. Pero vale la pena esperar el momento e ir: suelen tocar buenas orquestas en vivo (es cierto, el sonido no es el mejor bajo ese techo de chapa...) y se pueden apreciar muestras de baile destacadas. El espacio es nada menos que un genuino club de barrio, con sus pintorescos trofeos expuestos en vitrinas, el piso de baldosa y un ambiente amigable. El público es variopinto: en una misma baldosa pueden desfilar bailarines en zapatillas o tacos dorados desbordantes de gomina (conviene consultar la agenda del mes). lamilongadelmoran.blogspot.com.ar
El Beso
Ambiente apacible, tradicional, romántico quizás y uno de los mejores pisos para bailar: así es la pista de El Beso (Riobama 416), cuyo día emblemático es los domingos. Además, los sábados funciona otro espacio interesante, La Milonga de las Morochas; los martes, Cachirulo; y los viernes, La Marshall. Una recomendación: sin necesidad de empilcharse artificialmente, no es este el lugar para ir mal vestido. La selección musical, en especial, los domingos (a cargo de Susana Molina) suele ser perfecta. www.elbesotangobar.com.ar
Centro Cultural Torcuato Tasso
Los “domingos en el Tasso” (Defensa 1575) son un clásico del baile, aunque el local es famoso por sus recitales de solistas y orquestas de nivel (ni hablar de bandoneonistas: Leopoldo Federico, Rodolfo Mederos o –para agendarse en marzo– Dino Saluzzi). El Tasso es una excelente cita de fin de semana, incluso sabiendo, en el caso de espectáculos en vivo, que dado que allí funciona un restaurante habrá que prepararse para soportar, en paralelo, el choque de cubiertos. www.torquatotasso.com.ar
Milonga del Indio - La Glorieta
Bailar al aire libre tiene un encanto único y la milonga de la Plaza Dorrego (en San Telmo, organizada históricamente por Pedro “el indio” Benavente) y La Glorieta (en Barrancas de Belgrano, creada por Marcelo Salas) son dos espacios perfectos para cambiar la rutina (a veces dramática) del domingo a la tardecita. Además, ambas son históricas y a la gorra. Sonidos del atardecer, haga frío o haga calor. www.glorietadebelgrano.com.ar; lamilongadelindio.blogspot.com.ar
Cochabamba
Queda en San Telmo, es a la gorra y su ambiente es más que amigable. No tenía nombre (más allá de Club General Belgrano) y por eso la llamaron “Cochabamba” (altura 444). Cada jueves –el día perfecto para conocerla– se ve la misma informalidad, las mismas historias, los brindis y los amigos. Ideal para ingresar en el ambiente, incluso los principiantes, que pueden aprovechar la práctica de los viernes desde las 22.30. tangocochabamba444.wordpress.com
Confitería La Ideal
Bailar o no bailar realmente da lo mismo aquí. Hay que conocer alguna vez el salón del primer piso de la Confitería Ideal (muy parecido a su salón de té, en la planta baja, ambos en Suipacha 384), para comprender algo de la dimensión histórica que encierra el tango porteño. Se lucen las paredes con boiserie, los espejos, el piso de mármol que resbala a milongueros novatos. Clases y baile hay todos los días, pero son especialmente logrados los encuentros de los viernes por la noche, desde las 22.30. www.confiteriaideal.com
La Catedral
Este es uno de los espacios de tango más extraordinarios de la Ciudad de Buenos Aires. Si bien algunos pierden tiempo refiriéndose al antiguo piso de pinotea no muy bien mantenido, hay que ir a La Catedral para entender: aquí la decoración desordenada, ecléctica, el mobiliario, la iluminación tan lúgubre como romántica, las orquestas en vivo, en fin, el ambiente en su entereza, lo vuelven un espectáculo extraño, pero muy atractivo (Sarmiento 4006). www.lacatedralclub.com

ESPECTACULOS
En modernos salones o antiguas construcciones, las casas de tango (o tanguerías) son también una opción para disfrutar, de cerca, las virtudes de cantantes, músicos y bailarines de buen nivel. Grandes puestas, un viaje en el tiempo.
El Viejo Almacén
Balcarce e Independencia, el corazón porteño late en San Telmo. Este almacén de fines del siglo XVIII alberga en la actualidad un rincón genuino en materia de espectáculos de tango. Allí donde lucieron sus dotes Aníbal Troilo, Osvaldo Pugliese, el Polaco Goyeneche y Edmundo Rivero, se ofrece cada noche una cena a la carta y un show con cuatro parejas de baile, cantantes, un quinteto y, como distintitvo, una tanda dedicada al folclore. www.viejo-almacen.com.ar
Cátulo Tango
En honor al reconocido poeta y compositor Cátulo Castillo nació Cátulo Tango, un espacio ubicado en el pintoresco pasaje Zelaya del barrio del Abasto, justo a la vuelta del Museo Casa Carlos Gardel, punto de referencia en el barrio. Restaurante y casa de espectáculos (con capacidad para 140 comensales), el local se emplaza en una construcción de diseño moderno y vanguardista.
En cuanto a la cena, se propone un menú de cocina internacional en cuatro pasos, incluyendo degustación de empanadas, entrada, plato principal y postre. Pero el fuerte es el show: mientras en un escenario se luce un sexteto en vivo, en otro ocurre el despliegue de los diez bailarines, un espectáculo glamoroso –con siete cambios de vestuario–, que se desarrolla en veinte cuadros, uno de ellos, dedicado a las figuras de Perón y Evita. Además, acompañan las voces de Ricardo “Chiqui” Pereyra, Cecilia Casado y Raúl Vázquez. www.catulotango.com
Café de los Angelitos
Más allá de la música, más allá del show, el Café de los Angelitos –con sus detalles de diseño y coloridos vitraux– es una legendaria perla en Balvanera (Rivadavia y Rincón). Fundado en 1890, las 350 fotos expuestas en las paredes recrean parte del siglo XX. Y a esto se suma el espectáculo, donde se luce la voz del reconocido cantante Esteban Riera. El show fue galardonado en 2011 con los premios ACE a “mejor vestuario” y “mejor coreografía”; una gran producción con más de veinte artistas en escena, incluyendo a Sandra Bootz y Gabriel Ortega, primeros bailarines. Hasta que suenen los primeros acordes se pueden disfrutar las dos propuestas de la cena, standard o vip. www.cafedelosangelitos.com
Hotel Faena - Rojo Tango
Pedacito de cielo , 9 de Julio , Cualquiera de estas noches , Tanguera . Estos son algunos de los temas que ambientan la glamorosa propuesta Rojo Tango, creada por hotel Faena, en Puerto Madero (Martha Salotti 445). Luego de que los invitados degusten las propuestas gourmet de su restaurante, las parejas de baile subirán al escenario para seguir, con una lograda coreografía, los compases del quinteto Visceversa, acompañados también por las voces de Vanesa Quiroz y Ariel Altieri. Un plus para fanáticos: se puede consultar online el repertorio que intepretarán los músicos. www.rojotango.com
Tango Porteño
De este salón (ex cine Metro, en Cerrito 570) situado a pasos del Obelisco se destaca la deslumbrante ambientación de estilo art decó, un homenaje a la época de oro del tango. La propuesta contempla una clase de tango salón para principiantes, la cena completa y el espectáculo, es decir, los doce músicos en escena, dos cantantes solistas y ocho parejas de bailarines. ¿La estrella de la noche? El bailarín –archireconocido internacionalmente– Juan Carlos Copes. www.tangoporteno.com.ar
Esquina Carlos Gardel
Una estatua en honor a la gran leyenda del tango señala la puerta de este antiguo restaurante y hotel familiar del barrio del Abasto, fundado en 1893 (Carlos Gardel y Anchorena). Hoy, totalmente remodelado, ofrece una propuesta de cena gourmet, con platos temáticos, a las 20.30 y, a continuación, el show (a las 22.30), de una hora y media de duración. Desde el escenario seducen todas las noches ocho parejas de baile, un octeto de buen nivel y dos cantantes solistas en vivo. www.esquinacarlosgardel.com.ar
Club Atlético Fernández Fierro
Ex taller mecánico transformado en club social y cultural bajo la tutela de la Orquesta Típica Fernández Fierro, responsables, en parte (gracias a su innovación estética, entre más aspectos), de la provechosa renovación tanguera de los últimos años, allí se disfrutan las orquestas en vivo y otras actividades culturales. Para marzo están en agenda los tradicionales conciertos de la propia Fernández Fierro, un recital de El Arranque y varios solistas en vivo (Sánchez de Bustamente 764). www.caff.com.ar
El Querandí
Para el almuerzo o la cena, este restaurante es un clásico urbano desde los años 20. Su ubicación en Moreno y Perú le otorga un aire céntrico, pero adentro todo es distinto, con esas columnas salomónicas enmarcadas por una agradable boiserie de cedro. A la noche, el show de tango no defrauda: se llama “Nuestro tango” y recorre la evolución de la música y el baile, desde los primeros compadritos hasta la revolución concentrada en el fuelle de Piazzolla. Todo con orquesta en vivo, cantante y tres parejas de baile. www.querandi.com.ar
La Ventana
Se sabe de los pasajes secretos que recorren el subsuelo del barrio de San Telmo. La propuesta del refinado restaurante La Ventana es justamente allí abajo, en el Salón del Virrey, uno de los tantos tuneles porteños. Con sus ladrillos a la vista y un colorido vitraux en el cielorraso, el local ofrece una cena a la carta (con entrada, plato principal, postre y bebidas incluidas) y, luego, el esperado espectáculo, con parejas de baile, un cantante y orquesta, que abarca los rubros tango y folclore. www.laventanaweb.com

EL MIRADOR
Identidad y torbellino de culturas (Por Rody Groppo Pte. Asoc. Amigos del Museo Casa Carlos Gardel y productor de espectáculos).
El Tango… ese viajero apostólico y canyengue que va sembrando nuestra identidad en pasos que se desvisten en la mágica figura de una pareja que baila fundida en el abrazo; un encuentro mínimo y sensual. En el preludio de la pasión y rozando el amor siempre hay un tango. 
  Nuestra danza ha invadido un mundo ávido por el encuentro de la pareja. Su música, nacida en un torbellino de culturas, despierta con la voz de Carlos Gardel, protagonista esencial de este relato.
  El tango es un paisaje de noche en la ciudad, embeleso de una cita con perfumes de orilla y cielo.
  Hoy, con monumento propio, propone festivales en todo el mundo, se agita y respira en el sonido de un fuelle troileano, con cadencias de Piazzolla y en los pasos de un bailarín compadrito que espera en una esquina de malvón y luna.

IMPERDIBLES
Muchas provincias, un solo sentimiento
Sería un error creer que el circuito argentino de tango muere en los límites de la ciudad de Buenos Aires. Además de la oferta de espacios en la provincia de Buenos Aires (ciertamente amplia), se suman muchas milongas en destinos turísticos del resto del país. Aquí van algunos: Comenzando por el territorio bonaerense, Ramos Mejía tiene un espacio elegante-sport (ojo, no se admite calzado deportivo) llamado Pinar de Rocha, ideal para ir los domingos (pinardero chatango.com.ar). En Zona Norte, quizás el lugar más relevante sea Sí Tango, en San Isidro , con clases y milonga los miércoles y domingos (www.sitangobai les.com.ar). Y para tomar clases gratuitas, los domingos a las 19.30 se arma un lindo baile en la plaza 9 de Julio de Martínez (www.sanisidro.gob.ar).
En la Zona Sur, Avellaneda tiene una destacable movida en uno de sus aclamados clubes: Racing. Allí funciona una academia de tango con clases, práctica, milonga en formato “matiné” los martes desde las 17. Además, los segundos sábados de cada mes funciona la milonga nocturna (www.racingclub.com.ar/servi cios/tango/). La ciudad deBerazategui también tiene su tanguería: Buena Yunta cuenta con un Bar de Cantores (jueves a las 21, gratis), sábados de clases y milonga, y ciclos de espectáculos populares (www.culturaberazategui.gov.ar).
Como ocurre con su vigoroso circuito de peñas, La Plata es una ciudad con varios espacios milongueros. Un lugar adecuado para entrar en el ambiente es La Casa del Tango, donde se pueden aprovechar espectáculos y cursos de baile en su conservatorio (casadeltangolp.com.ar).
Del circuito de Mar del Plata , algunos sitios son la Biblioteca Juventud Moderna (Diag.Pueyrredón 3324; tel. 0223 - 495 3524), los miércoles, viernes y domingos a las 22; el Club Atlético Peñarol (Garay 2524; tel. 0223- 155233781), donde los martes y jueves funciona El Traspié; y la milonga Edad Madura (Gascón 3540; tel. 0223-4933145), que los domingos despliega el encuentro Tango Brujo (turismomardelplata.gov.ar).
Además de la nutrida oferta de salones de tango en la ciudad de Rosario, Santa Fe , con casi diez espacios que se despliegan semanalmente (consultar en el apartado “noche” de www.rosario.tur.ar), una provincia relevante en el rubro es Córdoba , con una movida desdoblada en dos latitudes: la capital provincial y La Falda. Este último destino se autoproclama “ciudad tango”, ya que allí se celebra desde 1964 el Festival Nacional del Tango –en julio–, el primero de su tipo en el país. Además, en enero y febrero se celebran “lunas de tango”, encuentros al aire libre con orquestas, cantantes y bailarines. Es cierto que La Falda no cuenta con milongas propias, pero en el año se llevan adelante interesantes encuentros. Y ya están programados dos: uno de bandoneones y otro de milongas (www.lafaldaciudadtango.gob.ar).
En tanto, en la ciudad de Córdoba, dos clásicos son la milonga que se organiza en el patio mayor del Cabildo local (todos los viernes, con clases a las 21 y milonga desde las 23; www.facebook.com/PatioDeTangoCabildoCordoba) y El Arrabal, un restaurante concert (que enfatiza el estilo canyengue), con clases y espacio de milonga varias veces por semana (www.elarrabalconcert.com.ar). Otro imperdible –los jueves– es La Sooocial (sí, con tres “o”), un lindo salón con piso de parquet y un detalle de color: online se puede proponer una tanda o tema que uno querrá escuchar (www.lasooocial.com.ar). Además, para disfrutar al aire libre, los sábados a las 22 se organiza un baile en la Plaza San Martín.
Tucumán también sorprende con su incipiente agenda tanguera. Además de la movida que se está gestando en el sur de la provincia (a cargo del Grupo Perla Tango; consultar en perlatango.blogspot.com.ar), la capital tucumana dispone de otros espacios: los principales son La Milonga del Siglo, que se lleva adelante los viernes en el bar Siglo XXI (www.lamilonga delsiglo.com.ar); la propuesta del restó Beckett’s, con recitales en vivo y milonga (informes: 0381-156009684), y para disfrutar plenamente de la noche tucumana, la milonga que se organiza, a la gorra, en plaza Urquiza.
Para nada evidente en un paseo tradicional por la ciudad, Bariloche, enRío Negro , tiene intensa vida tanguera. Algunos espacios son The Roxy (miércoles a las 20, en Palacios y Moreno), La Ultima Estación, con cantores en vivo (12 de Octubre al 2400); y los sábados, alternadamente, las milongas Viento en Popa (Club Náutico, Av. Bustillo 3500) y Sans Souci (subsuelo de la parrilla El Refugio del Montañés).
Y para cerrar la semana, los domingos habría que ir a la milonga del casino barilochense, con orquestas y entrada gratuita (más información en milongaba riloche.blogspot.com.ar).

AGENDA
Festivales milongueros en el mundo
Estambul, Turquía. Para salir a tomar el primer avión disponible, del 6 al 10/3 se realizará un interesante festival de tango, con clases, orquestas argentinas       –Color Tango y el Sexteto Milonguero– y, detalle de color, una milonga embarcada que recorrerá el estrecho del Bósforo (www.tangotoistanbul.com).
Aix-en-Provence, Francia. Del 4 al 7/4 la cita es en esta encantadora ciudad cercana a Marsella, donde habrá clases magistrales y espectáculos de baile (www.aixtangofestival.com).
Berlín, Alemania. Del 17 al 20/5 habría que aprovechar parte de la nutrida agenda (en especial, las orquestas alemanas) de este encuentro milonguero (www.tangofestivalberlin.de).
Sitges, España. A 35 km de Barcelona, este enclave catalán organiza un festival que este año (del 17 al 21/7) celebra su 20º aniversario. Entre otros, bailarán Gustavo Naveira y Giselle Anne.
Montreal, Canadá. Exhibiciones, milongas, orquestas en vivo y casi 50 clases y talleres del 13 al 18/8 (www.fitm.ca).

Comentarios

Entradas populares